Alcohol y COVID-19: efectos biológicos y del comportamiento

NIAAA SPECTRUM - Volume 13, Issue 1. 2021 (*)


Durante el curso de la pandemia, los investigadores y científicos de todo el espectro biomédico se han centrado en los diversos impactos en la salud del nuevo coronavirus. Por su parte, los investigadores del alcohol están investigando numerosas formas en que el alcohol podría afectar el riesgo y la gravedad de COVID-19, así como también cómo la pandemia de COVID-19 puede influir en los patrones y problemas relacionados al consumo de alcohol. Estos nuevos estudios complementarán lo que los científicos ya saben sobre los efectos biológicos y en el comportamiento del alcohol.


Efectos del comportamiento durante la pandemia


El alcohol se conoce desde hace mucho tiempo como un "lubricante social" que disminuye las inhibiciones que las personas pueden tener al interactuar con otras personas. También afecta la toma de decisiones de las personas, la detección de amenazas y el control de impulsos, lo que a su vez puede afectar el cumplimiento de las pautas de prevención de COVID-19 para el distanciamiento físico y el uso de máscaras.


Los investigadores también saben desde hace mucho tiempo que el estrés puede contribuir a un aumento en el consumo de alcohol entre las personas que beben. El estrés también aumenta el riesgo de recaída entre las personas en recuperación del trastorno por consumo de alcohol. La pandemia ha agregado un nuevo factor de estrés a la vida de muchas personas como resultado de una amplia gama de factores, como la incertidumbre sobre el futuro y los sentimientos de aislamiento durante el distanciamiento físico. La evidencia preliminar de las encuestas sugiere que algunas personas beben más, mientras que otras beben menos, pero de las personas que beben más, el estrés se asoció con un aumento en el consumo de alcohol. También hay indicios de que el consumo de alcohol aumentó entre los estudiantes universitarios, especialmente entre los que informan niveles más altos de estrés y ansiedad.


El distanciamiento físico que se ha impuesto durante la pandemia puede ser particularmente desafiante para las personas que padecen o son vulnerables a los trastornos por consumo de alcohol, ya que el aislamiento social podría servir como una fuente de estrés que motiva el consumo de alcohol para afrontarlo. Las personas en recuperación también enfrentan el desafío de las medidas de distanciamiento físico, ya que las sesiones de terapia cara a cara y las reuniones de grupos de ayuda mutua en persona que a menudo son críticas para el tratamiento exitoso y la recuperación, no están disponibles para la mayoría de las personas en este momento. Como se analiza a continuación, las opciones para sesiones individuales a través de la virtualidad o la participación en grupos de ayuda mutua virtuales están ayudando a abordar este importante desafío de tratamiento.


Efectos biológicos durante la pandemia


Es posible que beber en exceso durante la pandemia pueda interferir con el sistema inmunológico, aumentando así el riesgo de infección por SARS-CoV-2 (el virus que causa COVID-19) y empeorando el pronóstico. El abuso de alcohol a corto plazo, como después de un episodio de consumo excesivo de alcohol, puede reducir la capacidad del sistema inmunológico innato, la primera línea de defensa del cuerpo para detectar y destruir invasores extraños, para combatir infecciones. Este deterioro puede facilitar la contracción de un resfriado u otro virus. El consumo excesivo de alcohol a largo plazo puede provocar una inflamación sistémica crónica, así como una capacidad alterada para defenderse de las infecciones.


En los pulmones, el exceso de alcohol daña las células epiteliales que recubren la superficie pulmonar y se asocia con el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una afección pulmonar potencialmente mortal que puede requerir el uso de un ventilador. Las investigaciones anteriores a la pandemia sugieren que el abuso de alcohol aumenta el riesgo de desarrollar SDRA y la letalidad asociada. Entre los pacientes que sobreviven al SDRA, un historial de consumo excesivo de alcohol se asocia con una mayor duración de la ventilación mecánica y una estadía más prolongada en una unidad de cuidados intensivos (UCI). En última instancia, la función deteriorada del sistema inmunológico y una mayor susceptibilidad a las enfermedades respiratorias podrían contribuir a síntomas de COVID-19 más graves y a un mayor riesgo de mortalidad. La investigación en curso arrojará luz sobre el papel potencial del abuso de alcohol en la susceptibilidad y gravedad de COVID-19.


Encontrar ayuda durante la pandemia


La reciente aprobación de vacunas eficaces para prevenir el COVID-19 es una señal esperanzadora de que se vislumbran mejores noticias sobre la pandemia. Dicho esto, el cumplimiento de las medidas de salud pública, como el uso de barbijos y el distanciamiento social, será necesario hasta bien entrado el 2021, y es probable que se realicen sesiones de terapia cara a cara y grupos presenciales de ayuda mutua para personas que luchan con problemas de consumo de alcohol o problemas de salud mental. permanezcan escasamente disponibles durante algún tiempo. Afortunadamente, las sesiones virtuales con profesionales de la salud y las reuniones virtuales de grupos de ayuda mutua se han convertido en opciones importantes durante la pandemia y seguirán siendo una forma vital de acceder al tratamiento. Incluso cuando termine la pandemia de COVID-19, será crucial comprender las consecuencias para la salud a corto y largo plazo de esta pandemia para ayudarnos a estar preparados para futuras crisis de salud pública.


Referencias:


Rodriguez, L.M; Litt, D.M.; and Stewart, S.H. Drinking to cope with the pandemic: The unique associations of COVID-19-related perceived threat and psychological distress to drinking behaviors in American men and women. Addictive Behaviors 110:106532, 2020. PMID: 32652385


Lechner, W.V.; Laurene, K.R.; Patel, S.; Anderson, M.; Grega, C.; and Kenne, D.R. Changes in alcohol use as a function of psychological distress and social support following COVID-19 related University closings. Addictive Behaviors 110:106527, 2020. PMID: 32679435


Fan, E.; Beitler, J.R.; Brochard, L.; Calfee, C.S.; Ferguson, N.D.; Slutsky, A.S.; and Brodie, D. COVID-19-associated acute respiratory distress syndrome: Is a different approach to management warranted? The Lancet Respiratory Medicine 8(8):816–821, 2020. PMID: 32645311


Stevens, J.P.; Law, A.; Giannakoulis, J. Acute respiratory distress syndrome. JAMA: The Journal of the American Medical Association 319(7):732, 2018. PMID: 29466593


Boé, D.M.; Vandivier, R.W.; Burnham, E.L.; and Moss, M. Alcohol abuse and pulmonary disease. Journal of Leukocyte Biology 86(5):1097–1104, 2009. PMID: 19602670


Simou, E.; Leonardi-Bee, J.; and Britton, J. The effect of alcohol consumption on the risk of ARDS: A systematic review and meta-analysis. Chest 154(1):58–68, 2018. PMID: 29288645


(*) Revisión Dr. Darío Gigena Parker para SAMA - ARSAM

27 vistas0 comentarios